miércoles, 5 de abril de 2017

Figma: Gilgamesh (Fate Grand Order) Unboxing

Bienvenidos de nuevo y gracias por vuestra paciencia, por motivos personales no he podido postear nada estas dos últimas semanas, pero aquí estoy de nuevo, dispuesta a presentaros un unboxing muy especial, ya que esta es una de las piezas de mi colección que más he estado esperando (y de las más caras). Reservé esta figura en Tokyo Otaku Mode tras un evento en el que devolvían la mitad del valor de la figura en puntos para comprar otras cosillas en la tienda (siempre intento aprovechar todas las ofertas, cupones y demás que veo por ahí). Hice el pedido a finales de Agosto y me llegó en Febrero (al poco de salir a la venta la figura). Así que tras tantos meses de espera, ya os podéis imaginar las ganas con las que cogí este paquete.


Nada más abrir la caja lo primero que vemos es la carpetilla de plástico, de tamaño A5, decorada con una bonita ilustración, donde viene guardada la factura, una cuartilla promocionando un juego de móviles de citas de visual muy japo (aunque no es el mejor juego del mundo, la verdad, y como ocurre normalmente con los juegos free to play, este tiene micropagos). También viene una pegatina redonda de la mascota de la tienda, un simpático ninja.


Retiramos los papeles protectores y al fin vemos la caja de la figura, envuelta en plástico de burbujas. Su aspecto es muy elegante, con una maquetación cuidada, y hasta con tinta metálica dorada.


Ya retirado el plástico de burbujas, podemos ver mejor la caja, que tiene un diseño precioso y elegante, bastante vip con esa pintura dorada metálica que no se aprecia bien en fotos, pero en persona es una pasada. Por delante hay una ilustración de los dos distintos modos en los que puedes poner a tu figura, mientras que atrás hay una muestra de los elementos que forman el conjunto, distintas caras, pelados y torsos así como algunas sugerencias de poses. Podemos apreciar también una solapa, pero eso lo veremos mejor en la siguiente foto.


Como vemos, la solapa está cogida con dos puntos de velcro, y cuando la abrimos, descubrimos una ilustración del Gates of Babylon, uno de los ataques con los que cuenta Gilgamesh, aparte de la ventana a través de la cual podemos ver la figura y alguna de las piezas con las que viene.


Una vez sacamos la bandeja de plástico de la caja, vemos que la figura está totalmente envuelta en plástico y la variedad de objetos que la acompañan. Ya así parece una figura bastante imponente y voluminosa.


El cartón que decora la parte trasera de la bandeja de plástico tiene una zona que puede recortarse, con las marcas de corte perforadas para que sea más fácil y muescas de doblado para poder doblar lo que parece que es una base con un sello de invocación. No lo he cortado, pero no descarto hacerlo en un futuro.


La bandeja de plástico con y sin la tapa, además, bajo ésta viene una bandeja extra donde vienen algunas piezas más, un nuevo arma y el pecho y pelado alternativos.


En el set nos viene una bolsa de plástico con zip, con el logotipo de Figma, para guardar las partes de la figura que no vayamos a usar en ese momento, es algo útil para que no se nos pierda nada y es suficientemente grande como para meter toda la figura con todos sus accesorios si hiciera falta.


En una misma bolsa con varios compartimentos vemos que se encuentra la base y la grúa de la base, y dos sets distintos de manos, unas de color carne y otras del color de la armadura.


La base es hexagonal, con una grúa de 3 puntos y un complemento en la punta que permite girarla figura en cualquier dirección, algo muy útil. Comparada con una base de un Figma que compré hace años (Lelouch de Code Geass), vemos que el diseño no ha cambiado (la base antigua está un poco amarillenta, eso sí) y que lo único que las diferencia es esa pieza extra que viene en la base nueva, no sé si otras figuras de Figma la traerán.


Los sets de manos son exactamente iguales en un color y otro, para así poder poner tu figura en las mismas poses tanto si quieres que esté con uno de los torsos o con el torso alternativo. En total son 4 y 4 pares de manos (las que faltan están engarzadas en los brazos de los torsos). Las pequeñas piezas extra que vienen en las bolsitas son muñecas extra, por si hay algún tipo de accidente y las que vienen engarzadas ya en los brazos se rompen, cosa complicada pero que puede ocurrir.


Vemos que la figura está muy muy bien envuelta en plástico, bien protegida para evitar repintes, protegiendo cada punto de unión entre piezas distintas de la armadura. Retirar los plásticos llevó un ratito, ya que también lo fui haciendo con cuidado de ir desmontando poco a poco la figura.


Y finalmente la figura, ya desmontada y liberada de los plásticos. La armadura es consistente, no parece tener problemas de desengarzado ni hay piezas muy sueltas ni nada por el estilo como pasa a veces con los Myth Cloth de Saint Seiya, y las partes que representan tela cuentan con varias articulaciones para que puedas acomodar el tejido en torno a las piernas de Gilgamesh en una gran variedad de posturas. De hecho, básicamente toda la armadura está llena de articulaciones para poder poner todo a tu gusto. El cinturón azul, además, está hecho de un plástico más blando y maleable, para que se adapte a la pose elegida sin ningún problema.


Aquí vemos los dos tipos distintos de peinados (peinado para atrás y con el pelo lacio), ambos aparecen en las series de Fate, siempre he encontrado que prefiero el pelo más natural, no tan repeinado. También hay tres rostros distintos, uno con una sonrisita snob, otro con una mirada de asco (todo el mundo son unos perros para Gilgamesh) y otra gritando dejándose los pulmones. Las dos primeras me gustan mucho, la última... no pega con el semblante usualmente calmado y adusto del personaje, que hasta para atacar lo hace con las manos en los bolsillos, sin dignarse ni a dirigirte una media mirada.


Aquí véis la figura montada con la armadura completa para que veáis los tres tipos de rostro distintos y os hagáis una idea, además, la figura ya queda imponente así, aunque a Gilgamesh no le hace falta mucho para ser imponente (hasta en chándal lo es *o*).


Esta foto la hice para que veáis la diferencia entre los dos Figmas que tengo, Lelouch y Gilgamesh. La altura de ambos es la misma básicamente, aunque sus proporciones físicas no lo sean. El cuello de Gilgamesh es mucho más ancho que el de Lelouch, por lo que es imposible usar la cabeza de Lelouch en el cuerpo de Gilgamesh, aunque sí que podemos usar la cabeza de Gilgamesh en el cuerpo de Lelouch, pero se nos queda un poco cabezón y anémico, la verdad...


Aquí os quería enseñar los dos brazos distintos con los que viene el torso de armadura. Están los extendidos, que son los normales, pero también tiene un juego de brazos cruzados para poder poner a nuestra figura de brazos cruzados (una pose en la que pasa mucho tiempo en la serie). Es complicadillo colocar este juego de brazos (colocar el primero no es difícil, pero el segundo es un poco más arduo, pero no imposible). El resultado final queda imponente, con esa mirada de desagrado, brazos cruzados... realmente esta figura sabe comunicar el espíritu del personaje.


El último elemento de esta bandeja es Ea, la Espada de la Ruptura, una de las armas de Gilgamesh, en la serie la espada estaba dividida en secciones que rotaban, y aquí, aunque no rotan por sí mismas, sí que la han dividido por secciones que tú mismo puedes hacer girar con tus manos. Para colocar la espada en la mano, tenemos que quitarle primero la empuñadura, ya que el mango es muy ancho por la parte baja, así que no podemos colar la mano por ahí, de ahí que el mango se desmonte. El arma, una vez en manos de la figura, queda impresionante, es una espada muy grande y con cierto peso, y eso hace que cueste mantenerla erguida, aunque usando la otra mano facilita mucho las cosas.


En la bandeja inferior, el torso alternativo y el pelado alternativo vienen envueltos en un plástico protector también, y algunas partes de este torso están también separadas por plástico (la unión del cuello con el cuerpo, por ejemplo).


Aquí véis las distintas posibilidades de torsos y pelados, para que veáis que son totalmente compatibles todos ellos, aunque a mi gusto los que mejor van para cada tipo de torso son el pelo natural para el torso desnudo y el repeinado para el torso de la armadura, quizás es por haberlo visto en la serie y las ilustraciones así.


La última pieza de esta figura es Enki, el último arma de Gilgamesh, las Cadenas del Cielo, que tiene un diseño muy bonito, con la parte que se usa de arma muy detallado y el contrapeso también bien trabajado. La cadena es de eslabones de verdad, de metal, por lo que pesa y queda colgante como una cadena de verdad, tal como se ve en la imagen una vez colocada en torno a los brazos de Gilgamesh.


Y así es como lo tengo expuesto en mi estantería, cuidando de mi pequeña colección de juegos. Realmente esta combinación es mi favorita, torso desnudo, cabello natural, sonrisita de chulo y sus cadenas en torno a él, ¿qué os parece a vosotros?

Espero que el artículo os haya gustado, esta es una figura a la que tenía muchas muchas ganas y de la que por fin puedo disfrutar (me encanta ponerla en distintas poses de cuando en cuando o simplemente admirarla, ya que está tan bien hecha y con unos acabados tan perfectos...). No encontré desperfectos en esta figura, como mucho, que no hay explicación de cómo montar la base de cartón con el sello de invocación y a simple vista no le he visto la forma en la que pueda ensamblarse (tampoco me he puesto muy a fondo con ello, claro). Pero por el nivel de detalle, la posibilidad de cambiar la figura a nuestro antojo para que tenga uno u otro aspecto, su fidelidad con la serie y la recreación tan exacta de cada pequeño detalle, ya sea en las runas de la armadura como en los tatuajes del torso desnudo como en la forma en la que se han hecho las armas, yo creo que esta figura merece tener un lugar muy destacado en la colección de todo otaku que se precie y que le guste mínimamente el mundo de Fate. Como diría, un must have en toda regla.

Y ya nos veremos la semana que viene con otro unboxing (ahora van a venir algunos seguidos, que tengo que enseñaros más cosas monas), espero que este os haya gustado, yo, desde luego, he disfrutado como una enana desvelando la figura poco a poco, ha sido un muy divertido autorregalo de Reyes. Hasta la semana que viene!

miércoles, 15 de marzo de 2017

Tutorial: Creando Libros Decorativos en Miniatura

¡Hola y bienvenidos! La semana que viene os prometo un unboxing de los buenos, pero hoy no me ha dado tiempo a prepararlo, así pues, aquí tenéis un nuevo tutorial que puede que os sea práctico para llenar esas estanterías en miniatura que tenéis ahí desoladoramente vacías. Hoy vamos a crear libros que colocar en esas estanterías, no vamos a poder abrir estos, sólo servirán para hacer bulto, pero quedarán muy monos alineados en cualquier estantería o amontonados en el suelo o sobre un escritorio.

Materiales:

- Pasta de modelar al aire (de color blanco)
- Regla
- Rodillo
- Cuchilla para arcilla
- Papel decorado
- Pegamento (cola blanca, cola de contacto...)

Procedimientos:

1. Primero, cogemos un buen pellizco de pasta de modelar y empezamos a trabajarlo para ablandarlo, usando un poco de agua si es necesario para darle más plasticidad (sólo unas gotas), y con el rodillo aplanamos la pasta hasta un grosor de menos de medio centímetro.


2. Con la cuchilla cortamos la pasta por un borde largo para igualarla.


3. Cogemos una regla y medimos unos 2 cm desde el borde que hemos igualado, y cortamos lo más recto posible.


4. Cortamos uno de los bordes pequeños para usarlo de referencia, y colocamos la regla en un borde superior para poder cortar la pasta en pequeños trozos de 1,5 cm de ancho. Así que nos quedarán varios trozos de 2 cm de alto y 1,5 cm de ancho.


5. Cogemos cada trozo y alisamos con los dedos las rebabas de pasta que han quedado en los bordes, dándoles pequeños toquecitos para que quede todo bien liso.


6. Cogemos uno de los trozos y la cuchilla y empezamos a hacer cortes longitudinales en los dos cantos cortos y uno de los largos de la pieza para simular páginas de un libro cerrado.


7. Esperamos a que las piezas se sequen, esto puede tardar un poco, pero es importante que no estén todavía húmedas. Ahora preparamos el papel decorado para hacer las tapas. Seleccionaremos diseños bonitos y que peguen con lo que serían unas tapas de libros.


8. Cortamos una tira de 2 cm de alto y todo el largo de la hoja de papel, y usamos la pieza a la que queremos ponerle la tapa para "enrollar" la tira de papel alrededor de ésta. Enrollamos el papel en tres de las cuatro caras, marcamos bien usando los dedos el lomo del libro, y cortamos el papel a la altura del borde que sobresale.


9. Cogemos el pegamento y ponemos un par de gotas en el lomo, colocamos la pieza de pasta que son las páginas y las apretamos contra el lomo y las hojas para que quede bien pegado. Añadimos un poco más de pegamento si es necesario para que las tapas no queden abiertas.


10. Repetimos el proceso con todas las piezas, y una vez seco el pegamento, podemos empezar a jugar con la disposición de las piezas. Podemos amontonarlas o colocarlas de forma ordenada en unas estanterías.


Y aquí tenemos, unos preciosos libros decorativos que darán mucha vida a nuestras miniaturas. Puede que no se puedan abrir, pero quedarán bien monos de relleno. ¡Espero que este tutorial os sea de provecho! Nos veremos la semana que viene, pero hasta entonces...

miércoles, 8 de marzo de 2017

Tutorial: Limpiando Jueguetes Antiguos y Reacondicionándolos

Hoy os traido un 2x1, os enseñaré cómo y con qué podemos limpiar nuestros juguetes antiguos o de segunda mano que estén manchados, y cómo podemos dar vida nueva a ciertos objetos que pensamos podrían sernos más útiles si les hacemos un cambio radical.


Materiales:

- Para la limpieza:
     - Bastoncillos de algodón para los oídos
     - Agua
     - Alcohol
     - Acetona

- Para el reacondicionamiento:
     - Pincel
     - Imprimación
     - Pintura acrílica (en este caso, pintura Black Forest Green y Toffee)
     - Barniz
     - Sierra de arco
     - Papel de lija
     - Palo de madera de barbacoa


Procedimientos:

1. Limpiando suciedad:

Para la primera tarea, tenemos un mueble de Sylvanian Families, un piano blanco parte del set de dormitorio de chica que compré en el Charco de la Pava de segunda mano, por lo que estaba un poco bastante sucio. Primero de todo, limpiamos bien todo el mueble con agua jabonosa para quitar lo peor de los rastros de suciedad, frotando con un cepillo o un cepillo de dientes que ya no uséis. Una vez bien frotado, secamos con un paño y comprobamos que esté completamente limpio. Si no, con un bastoncillo de algodón, impregnado en alcohol, frotamos las partes que siguen sucias, aplicando algo de fuerza, y si la suciedad se resiste, dejamos gotear el alcohol en la zona, esperamos un poco y frotamos. Con todo esto podremos deshacernos de la mayoría de las manchas.


2. Limpiando y borrando pintura:

En nuestra segunda tarea, otro mueble de segunda mano de Sylvanian Families comprado en el Charco de la Pava junto con el piano, esta vez una estantería perteneciente al set de dormitorio infantil. Esta vez, aparte de bastante polvo y arenilla, también quería deshacerme de la pintura que venía con el mueble, la A del cajón y los números de las puertecitas, ya que quiero usarlo para el salón, por lo que esas decoraciones no pegan mucho. Limpiamos primero el mueble por todos los rincones posibles, por dentro y por fuera, primero agua, luego alcohol si es necesario, aunque este mueble, como es marrón, puede ocultar mejor las manchas que el piano blanco, por lo que no hizo falta una limpieza tan a fondo. Lo peor, sin embargo, es quitar la pintura. Cogemos otro bastoncillo y lo empapamos bien con acetona, y dejamos caer también algunas gotas de acetona sobre la parte pintada que queremos borrar. Dejamos que la acetona actúe un momento y empezamos a frotar trazando circulitos, primero de forma suave, para ir repartiendo bien el producto y dejar que vaya actuando, ablandando la pintura, hasta que vemos que empieza a disolverse; ahora es cuando empezamos a frotar con más brío y vamos mojando el bastoncillo tanto como veamos que sea necesario. Con un poco de suerte, la pintura saldrá bien. Si quedan restos, volvemos a repetir el proceso, tantas veces como sea necesario. A veces es imposible retirar toda la pintura, quedándose el fantasma de la impresión. No podemos arreglar eso, pero sí que podríamos disimularlo añadiendo nosotros algún tipo de decoración, como un trozo de papel pintado, o pintando nosotros algún motivo decorativo de nuestro gusto que tape las marcas.


3. Reacondicionando un mueble viejo:

En el Charco de la Pava también compré una estantería que resultó ser demasiado alta para lo que había planeado, además, sus colores pastel no me convencían, así pues... era el momento perfecto para sacar a relucir el ingenio.


Por la forma que tenía la estantería, pensé que la parte superior podría ser un precioso banco para una temática de jardín, mientras que la parte inferior podría aprovechar los dos estantes inferiores para hacer una estantería baja muy bonita para una boutique. Así pues, primero medí y señalicé con un bolígrafo para saber por dónde cortar, y con la sierra de arco corto lo más limpiamente posible cada pata para dividir en dos el mueble. Lijamos los rebordes que hayan podido quedar y para dejar bonita la parte superior de la estantería, con los palos de barbacoa, los pegamos para hacer un borde superior.


Ahora es momento de empezar a pintar, primero con imprimación, damos dos capas o las que necesitemos para ocultar el color base de los muebles, todo dependerá del tono que éste tenga, pero generalmente, con un par será suficiente.


Pintamos los muebles, con una o dos capas de pintura, hasta que cubra bien y quede como nos gusta. Para este proyecto, el banco quise pintarlo de un verde parecido al del set de sillas y mesa de jardín, así que compré una pintura acrílica de color Black Forest Green de la marca Americana, que era la más parecida al tono que buscaba. Un par de capas de pintura, y una manita de barniz, y el resultado ya lo podéis ver:


Es un tono totalmente idéntico.

Para la estantería, sin embargo, quería un tono más parecido al de otros muebles de interior de los Sylvanian Families, ese color crema tan bonito. Para ello escogí el color Toffee de Americana y tras una sola mano de pintura y una capa de barniz, ya podéis ver los resultados, el tono es realmente similar:


Así que ya véis, qué fácil es dar nueva vida a objetos que podríamos desechar o dejar en el olvido sólo porque se han pasado de moda o están sucios o no nos gusta cómo quedan o no nos vale para nuestro proyecto actual. Sed imaginativos y ya veréis qué buenos resultados conseguís con un mínimo de esfuerzo, dedicación y materiales.

Así que hasta la próxima vez...